¿Cómo funcionan los préstamos con aval?

Los préstamos con aval, de forma parecida a los préstamos sin nómina, permiten conseguir elevadas sumas de dinero, que podrían alcanzar los 20.000 euros a devolver en varios años, o incluso más si hablamos de los préstamos con garantía hipotecaria (donde el aval es de un tipo concreto, una vivienda o propiedad). ¿Las condiciones? Aportar una garantía o aval para responder por la deuda.

Los préstamos personales con garantías o aval tienen características únicas que es importante conocer antes de lanzarse a por uno de estos productos financieros.

¿Qué son los préstamos con aval?

El aval es una garantía, en sentido estricto, de pago: un bien o una persona que responde en caso de que el titular del préstamo no cumpla con sus obligaciones de pago.

En un préstamo con aval, existe pues un riesgo ya que, en caso de no devolución del crédito, la entidad puede dirigirse a ese bien (embargándolo por medios judiciales y tomando posesión del mismo) o a esa persona (reclamando el pago) para que se haga efectiva la deuda. Esto es así para cualquier tipo de aval. En el caso de los bienes, implica que se pueden perder.

Los tipos de avales más habituales son bienes de alto valor, normalmente una vivienda o un vehículo, y permiten conseguir grandes cantidades de dinero.

Es una figura distinta al empeño de un bien, donde se entrega de entrada el bien a cambio de una cantidad de dinero pactada.

En resumen:

  • Permiten conseguir mayores cantidades de dinero
  • Permiten que personas con historial crediticio no positivo o incluso con ASNEF accedan a préstamos
  • Los tipos de interés son más bajos que otras alternativas

Los intereses de los préstamos con aval

El hecho de disponer de una garantía o aval para el pago rebaja el riesgo que percibe la entidad financiera, así que se conceden mayores importes a intereses más competitivos.

El promedio de la tasa de interés de un préstamo con aval se encuentra entre el 5,3% y el 6,5%, mientras que en un préstamo personal la TAE se acerca entre el 8,5% y el 11%.

¿Cómo encontrar los mejores préstamos sin aval de 2020?

Antes de nada, hay que tener claros dos factores que permiten enfocar la búsqueda de préstamos para maximizar la efectividad:

  • El importe que necesitas
  • El plazo de devolución que puedes permitirte

Estos dos aspectos determinarán qué entidades ofrecen los productos que necesitas y, por supuesto, el coste que tendrán, ya que los intereses y otros gastos asociados dependen directamente de estos dos valores.

Una vez lo tengas claro, la mejor forma de continuar es acudir al comparador de LoanScouter, donde puedes encontrar las ofertas más destacadas de préstamos con un amplio abanico de importes y condiciones flexibles.

¿Se puede conseguir préstamos sin aval con ASNEF?

Sí. Si necesitas dinero rápido, figuras en un listado de morosos y el banco te ha cerrado las puertas, puedes acudir a entidades financieras especializadas en préstamos con ASNEF.

ASNEF es uno de varios ficheros de morosos que existen en España (como RAI, Experian, Equifax, BADEXCUG, etcétera) y que se hicieron popularmente infames durante los años de la crisis económica.

Cada entidad es un mundo en cuanto al riesgo que toleran y que te permitirán. Por lo general, a mayor importe, más riesgo, por tanto, podría haber algún requisito adicional o un coste ligeramente superior a la media del mercado.

Si estás en un fichero de morosos como ASNEF es importante que tengas claro:

 

  • Si te inscribieron por una deuda bancaria (con un banco) o por otra clase de deuda
  • El importe por el cual te reclamaron que adeudas

 

Estos dos factores podrían influir la respuesta de la financiera a tu solicitud. Si la situación requiere más dinero del que la entidad te ofrece, tienes la opción de aportar algún aval como tu coche o bien otra garantía, como las garantías hipotecarias.