La refinanciación de deudas sin aval en 2021

Si te has encontrado con varios préstamos acumulados por distintas circunstancias y te gustaría conocer si es posible refinanciarlos o reunificar deudas, es posible que hayas recurrido a alguna búsqueda por Internet. 

Muchas entidades financieras ofrecen la refinanciación o reunificación de deudas y de préstamos sin aval ni garantía de forma totalmente online y a un coste competitivo. Sólo tienes que buscar la que mejor te encaje en nuestro comparador.

La reunificación de deudas o refinanciación de préstamos consiste en la agrupación de todas las deudas pendientes, con sus respectivos importes, en un único préstamo que facilite la gestión tanto del propio pago como del ajuste de la cuota mensual, y añada un nuevo plazo de devolución más amplio y cómodo.  

Por supuesto, la reunificación de deudas es una operación que añade un coste adicional en intereses, pero permite evitar situaciones indeseadas: 

  • Con la reunificación, dejas de ahogarte cada mes por varias cuotas que, sumadas, implican una presión importante sobre los ingresos familiares o personales 
  • Con la reunificación, evitas la posibilidad de caer en demoras o impagos, que suponen costes incluso mayores para ti además de consecuencias como inscripciones en ASNEF, etc. 
  • La reunificación simplifica tu pago con una cuota asumible, única y fácil de recordar cada mes, y sólo tratas con una entidad financiera para la deuda. 

Reunificar préstamos sin hipoteca 

El objetivo de la reunificación sin aval ni hipoteca es que puedas solucionar la operación mediante un préstamo personal. Ten en cuenta que la reunificación de deudas por importes muy elevados hace que las entidades suelan requerir al titular la aportación de algún aval o garantía para cubrir el posible pago de la nueva deuda: puede ser un aval solidario (una persona), pero lo más habitual es un bien, como un vehículo o especialmente una propiedad (hipoteca), ya que en este caso se permite refinanciar préstamos por importes muy elevados, hasta un porcentaje importante del valor de la vivienda. 

Si no dispones de vivienda que hipotecar, en primer lugar, debes calcular exactamente el importe que debes de cada una de tus deudas actuales, porque el préstamo por refinanciación o reunificación deberá ser un poco superior a ese importe. 

El nuevo préstamo personal tendrá sus propios intereses y condiciones independientemente de los anteriores, así que es algo en lo que debes fijarte encarecidamente. Si has decidido elegir esta opción del préstamo personal, recuerda que es mejor que las deudas no sean muy grandes. 

Del mismo modo que ocurre en los préstamos personales normales, la reunificación de deudas para una entidad significa un riesgo adicional, así que las entidades financieras van a solicitar algún aval si el importe supera ciertos límites que ellos consideran superiores a tus capacidades para hacer frente a los pagos pactados por el nuevo préstamo. 

La reunificación de deudas sin hipoteca y sin aval 

Como hemos subrayado, la presencia de un aval solidario (una persona) que avale el préstamo que vas a conseguir es un valor añadido que aumenta las posibilidades de que la solicitud de reunificación de deudas sea aprobada. Pero no es el único camino. Si no dispones de un avalista y no tienes avales ni hipotecas en forma de bienes patrimoniales, sigues teniendo opciones para que las entidades financieras aprueben con respuesta afirmativa tu solicitud. 

En primer lugar, uno de los caminos es proponer un cotitular. Un cotitular del préstamo es una persona cercana, normalmente la pareja u otro familiar con el que convivas, que se incluye en la solicitud del préstamo de reunificación de deudas.  
Si este cotitular tiene ingresos fijos como una nómina porque trabaja o cobra alguna prestación, se incrementa el volumen de ingresos estables con los que pagar las cuotas del préstamo de reunificación, así que se reduce el riesgo de impago. Las entidades financieras valoran muy positivamente la introducción de cotitulares, así que maximiza las opciones de obtener respuesta afirmativa.