Cómo comparar y escoger el mejor préstamo

comparar y escoger

Cada vez se habla más de los préstamos online, de sus ventajas e inconvenientes, del éxito que tienen en el mercado actual y de cómo son una ayuda a la hora de resolver contratiempos económicos urgentes. La oferta de este tipo de créditos es abrumadora, ya que desde su lanzamiento no han parado de crecer. De lo que no se habla tanto es de lo difícil que resulta escoger el mejor préstamo online que se adapte a nuestras necesidades. 

El mejor punto de partida para comparar tiene fácil solución gracias a iniciativas como Matchbanker, una página comparativa de préstamos con rigor europeo y vocación de servicio que te permitirá saber en qué debes fijarte para encontrar el préstamo adecuado a lo que estás buscando.

Los parámetros principales para comparar créditos online 

Para valorar el coste de dos préstamos y averiguar cuál es el mejor, lo más fácil es comparar a partir de un mismo préstamo y un mismo plazo de devolución, por ejemplo 300 euros a devolver en 30 días, así, de un vistazo, puedes hacerte una idea del nivel de precios marcados y tener una primera base para tomar una decisión correcta. 

El importe es importante, pero hay otros factores que pueden decantar la balanza. Por ejemplo, puedes fijarte si las entidades disponen de ofertas especiales o promociones. Con una oferta creciente y mucha demanda por parte de la gente, las empresas privadas que comercializan y con las que puedes solicitar estos préstamos rápidos ajustan al máximo sus ventajas y promociones que hacen muy atractivos los productos: por ejemplo, un descuento en los intereses, primeros préstamos gratis al 0% o programas de fidelización. 

Otros tipos de empresas ofrecen préstamos mayores en capital y también con plazos más largos, que puede facilitar tanto tu solicitud como la comodidad al devolver el dinero. Estas empresas son una alternativa a las que sólo ofrecen préstamos pequeños en la primera solicitud de un cliente nuevo, algo habitual.

Importante: Las circunstancias personales también son otro factor clave: por ejemplo, estar en ASNEF puede determinar qué entidades atenderán tu solicitud, ya que no todas aceptan a clientes registrados en ficheros de morosos. Otro aspecto parecido es disponer de aval o no, o si se puede justificar una nómina o se recurrirá a otro tipo de ingresos para garantizar el préstamo personal.
comparar y escoger el mejor préstamo

No hay una fórmula ideal sino varias 

Hablar de todos los aspectos en un caso concreto puede dar lugar a una gran variedad de opciones. La recomendación general es fijarse en aquello que para ti es más importante: puede ser el coste, o el plazo, o bien que haya una promoción, o la máxima flexibilidad con opciones de prórroga, y un largo etcétera. Eso es lo que determinará que el préstamo elegido sea el mejor para ti. 

Los préstamos online son una buena forma de resolver situaciones de imprevistos con los que no contabas y que complican el presupuesto mensual, como averías, multas, reparaciones de coche o recibos que se disparan.

Atención: En general, los préstamos no se deben considerar como fuentes de ingresos regulares sino como financiación puntual. Tampoco es aconsejable dejarse llevar por el primer préstamo que encontremos: aquí es donde se ve la importancia de comparar.

¿Es seguro buscar financiación online? 

Es innegable que los perfiles más jóvenes son especialmente responsables del desapego hacia la banca tradicional y del auge de la financiación online mediante prestamistas y entidades privadas. Hay muchos motivos que atraen a estos grupos de edad a buscar dinero online (el 40% de las personas que piden préstamos online o que recurren a microcréditos pertenecen a la franja entre 30 y 39 años). 

Entre dichos motivos, cabe destacar:

  • La rapidez, puesto que en pocos minutos se puede obtener una respuesta a la solicitud,
  • La seguridad y la discreción, pues puedes solicitarlos anónimamente,
  • La comodidad de llevar a cabo todo el proceso desde el teléfono móvil, el dispositivo que centraliza gran parte de nuestra actividad personal y social, en cualquier momento y desde cualquier lugar que tenga una conexión a internet. 

La forma en la que nos relacionamos con nuestro dinero está cambiando para siempre, y esto abre un abanico de posibilidades casi infinitas para los consumidores y para las empresas que responden a la demanda de estos.