Un préstamo personal para tu coche hoy mismo

Alguna vez habrás oído decir que comprar un coche no es una buena inversión, porque pierde un valor de forma anual (de hecho, Hacienda hace públicas anualmente unas tablas en el BOE indicando el precio que vale un coche a la que van pasando los años).

Aunque hay cierta verdad, tener un vehículo propio tiene muchas ventajas que compensan esa posible pérdida de valor o de patrimonio: disponer de medio de transporte para trabajar, para la familia o para uso personal es muy útil y en muchos casos necesario.

Hay, además, una ventaja adicional en la que quizá no habías pensado: tener un coche a tu nombre, aparte de todos esos aspectos positivos, tiene un beneficio importante: puedes conseguir dinero con él, mientras lo mantienes (no equivale a vendértelo), incluso si estás en ASNEF, eres pensionista, desempleado o autónomo.

Y si no tienes coche todavía, es una de las compras con más opciones de financiación disponibles: desde los préstamos personales de LoanScouter a la financiación bancaria o con el concesionario.

La diferencia entre conseguir dinero para el coche y conseguir dinero por el coche

En términos prácticos, muchas personas financian la compra de su vehículo para pagarlo en cómodos plazos a lo largo de varios años con préstamos personales.

Los préstamos para el coche permiten cubrir el gasto entero 100% del valor de compra del coche, y suelen tener condiciones atractivas en especial por parte de las financieras de los propios concesionarios o casas de venta de coches de segunda mano. Los bancos también los ofrecen, quizá, añadiendo algún seguro o la contratación de otros productos. La finalidad del dinero sólo es pagar el coche, ni más ni menos.

Si buscas un préstamo para financiar la compra de tu coche nuevo o de segunda mano, averigua primero cuánto vale el coche que deseas (en tienda o en concesionario) y después filtra las entidades por el importe de los préstamos hasta encontrar el que se ajuste o acerque más a lo que necesitas.

Caso aparte es tener ya el vehículo propio, comprado y pagado, y emplearlo para conseguir dinero, solicitando algún préstamo por tu coche. En estos casos, el vehículo lo utilizamos como garantía de devolución del dinero, y el dinero prestado precisamente se puede emplear en cualquier finalidad posible: reunificación de deudas, pago de imprevistos, compras, reformas, viajes, etcétera.

El proceso de solicitud de los préstamos personales para un coche

Si estás preparado para enviar la solicitud, y has escogido a la entidad a la que vas a enviársela, deberás saber que puedes hacerlo todo online a cualquier hora.

  • El primer paso es rellenar un formulario online en la web de la entidad, con tus datos personales y los datos del vehículo que te interesa comprar. Un presupuesto, aún mejor.
  • Introduce tus datos de contacto y datos personales para que la entidad pueda contactarte
  • Si todo sigue adelante, recibirás una oferta de financiación
  • Lee atentamente las condiciones: distingue entre un préstamo con tu coche como aval, que un contrato de compraventa del coche con un posterior alquiler/cuota mensual para utilizarlo, mientras vas devolviendo el préstamo
  • Puedes firmar el contrato y la entidad transferirá el dinero a tu cuenta bancaria
  • Contacta con la entidad para resolver dudas o asesorarte, a veces una llamada es más rápida que los correos electrónicos