Los nuevos productos financieros con más demanda

El año 2020 ha venido condicionado por la pandemia, y el sector bancario, como otros, no ha quedado al margen de sus efectos. Oficinas cerradas, una potenciación de todo lo que es online y las políticas de intereses de acuerdo al Banco Central Europeo.

En este giro estratégico, las entidades bancarias, y las entidades financieras de crédito de LoanScouter también, han tenido que adaptarse a reducir costes más que nunca y a buscar nuevas formas de llegar al cliente. En ese sentido, las prestamistas lo llevaban haciendo hace años: operar 100% online y sin papeleos.

A la búsqueda del cliente

Este 2021 se está enfocando a aumentar la rentabilidad y garantizar la viabilidad futura. En otras palabras, sobrevivir. Se espera una avalancha de impagos como la que se vivió en la crisis del 2008, pese a las medidas flexibilizadoras del gobierno para los préstamos y los pagos.

Sabemos que en 2021 se popularizarán los préstamos hipotecarios baratos, de interés fijo en especial, y que se exigirá una mayor vinculación con los bancos para acceder a productos de financiación y préstamos rápidos.

Los préstamos y créditos seguirán siendo uno de los mecanismos estrella para que muchas familias afronten pagos e imprevistos durante esta pandemia o a posteriori.

Depósitos e inversiones, con rentabilidad mínima

Las familias han ahorrado durante esta pandemia, pero los intereses dejan que desear. Con los tipos de interés en mínimos absolutos desde hace muchos años, y poca subida en el horizonte, la tendencia es que se mantengan justo por encima del cero.

Por lo tanto, se mantienen los depósitos como producto residual. Caso parecido en las cuentas bancarias corrientes con remuneración. Muchos bancos han pasado de pagar intereses por el dinero de sus clientes a cobrarles a dichos clientes mantenimiento, gestión u otras comisiones por el mero hecho de tener dinero. Eso ocurre con algunos bancos incluso con clientes con nómina. Para librarse de ellas la nómina ya no vale: hay que contratar seguros, tarjetas, recibos u otras historias. Entre estos ejemplos negativos destacan Caixabank o Banco Sabadell.

La alternativa, si no, pasa por irse a un neobanco fintech de los que cada vez proliferan más y que al operar online como las prestamistas, no cobran comisiones casi nunca.

Las inversiones, con cautela

Al tener ahorro, muchas personas están valorando invertir. Brókeres y plataformas han brotado por todas partes con productos financieros atractivos, inversiones en activos de toda clase, desde acciones a criptomonedas, y costes bajos.

En cualquier caso, sacar la mejor rentabilidad es difícil si no se analiza la rentabilidad de distintos tipos de activos de renta fija o variable, más o menos conservadores. También hay activos con mucho mayor riego, como son los fondos mixtos que se componen de productos de renta fija y parte de la inversión se realiza en activos procedentes de la bolsa, aunque está opción con los efectos de la crisis por el coronavirus no es muy aconsejable.Los fondos de renta variable pura son algunos que han tenido las menores pérdidas durante este 2020, y suelen tener las mejores rentabilidades a largo plazo. Lo más aconsejable en este campo es invertir en productos financieros de bajo riesgo que ayudan al inversor a proteger su capital o minimizar las pérdidas, claramente menos rentables y menos atractivas de ofrecer para los pequeños inversores.